Mar. Jun 18th, 2024

De entrada, la convocatoria para elegir al nuevo rector para los próximos 4 años a partir del 14 de mayo del año en curso cierra las puertas en las narices a la mujer, por un sencillo hecho. En cada uno de los artículos e incisos que conforman el documento oficial no se vislumbra un lenguaje incluyente que haga referencia de las féminas. Así, al puro estilo de Alfredo Barrera Baca.

Sé que esto va implícito. Que la convocatoria es abierta para todos, las y los interesados, a ser rectora o rector, como debería decir en la convocatoria que expidió el Consejo Universitario, pero ni una sola palabra de inclusión de género se registra en el documento para elegir rector, por lo tanto, lo dicho por Alfredo Barrera hace unas semanas de tener la posibilidad de una mujer al frente a la Rectoría de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, solamente fue de dientes para afuera.

Por los tiempos coyunturales que se viven en el país y en especial en la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Barrera ya no quiso arriesgar ni propiciar que crezca el desprestigio en el que se encuentra en estos momentos la Autónoma de la entidad, por lo que prefiere un proceso tranquilo, abierto en la inscripción de aspirantes, pero que por la tarde del 25 de febrero del año en curso, de 17 a las 19 horas la Comisión de Legislación será la encargada de pasar el primer filtro y determinar si va un solo candidato de “Unidad”, como se ha estilado en los últimos tiempos, o definitivamente, se decide abrir el proceso.

Yo voto por el primer paso. Lo más seguro que la Comisión Legislativa dé a conocer que habrá “Candidato de Unidad”, pero bueno, no hay que adelantarnos a los hechos.

Lo cierto es que Alfredo Barrera se siente seguro y prevé que su candidato salga de su lista de “palomeados”.

“Los delfines” está por demás que los mencione. Todo mundo sabe quiénes son los consentidos de Alfredo Barrera, por eso busca acotar todas las posibilidades de promoción o difusión de cualquier candidato que no esté dentro de su proyecto por demás personal, porque no alcanza el grado de familiar.

Será la Dirección de Comunicación Universitaria, esa que todavía opera Gastón Pedraza, la que decida  cuales medios de información tendrán derecho a entrevistar al o los aspirantes a ser rector.

Insisto, en la Convocatoria solo hace referencia al género masculino, nunca se habla de la posibilidad que sea una mujer quien pudiera manejar los destinos a partir del 14 de mayo, por eso no hago referencia a ello.

Así que hay que tener presente que Gastón Pedraza será quien limite o permita el desarrollo de o los aspirantes a rector de la UAEM. En una palabra, Alfredo Barrera quiere “controlar” a los medios de comunicación para que no haya sorpresas ni sobresaltos durante el proceso electivo.

Entonces uno llega a preguntar: ¿a qué le tiene miedo Alfredo Barrera?, a que a alguno de los aspirantes se les ocurra hablar de más.

Si es por todos sabido lo referente a los casos de corrupción que se viven en la UAEM, producto de los señalamientos de la “Estafa Maestra”, o las cuestiones de acoso sexual de los maestros que siguen impunes. De qué más nos podríamos enterar.

O será que todavía hay algo más turbio que eso, por eso Gastón Pedraza no quiere ser protagonista de ver una universidad con el prestigio por los suelos. Si no, los consejeros no aprobarían medidas un tanto tendenciosas y complacientes para “controlar” a los medios de comunicación. ¿O sí?