Estamos a quince días de que concluya el noveno y último periodo ordinario de sesiones de la LX Legislatura y no se ven visos que se pueda aprobar la ley de Reforma Constitucional que propuso el senador Higinio Martínez.

Lo cierto es que si en esta Legislatura, donde Morena tiene mayoría calificada para llevar a cabo cualquier reforma, difícilmente en la próxima Legislatura lo va a lograr, porque hay que recordar que los diputados morenistas perdieron la mitad de espacios en las elecciones del 6 de junio y pasarán de 38 diputados locales de mayoría, a solamente 17, según lo obtenido en los recientes comicios.

De la agenda legislativa que Morena y sus aliados marcaron el 5 de septiembre de 2018 poco se va a cumplir, pero lo extraño es que siendo mayoría, insisto, no lograron aprobar leyes como la de Fiscalización, y eso que se insistió en el combate a la corrupción como bandera de los diputados morenistas.

En la reciente sesión del jueves pasado, Azucena Cisneros propuso tipificar como graves los delitos de corrupción. O sea, que en 3 años fue imposible configurar una iniciativa de ley para castigar este tipo de hechos.

Aparte de la de Fiscalización, otra ley que queda en el tintero es la de Matrimonios igualitarios. A esta iniciativa ni Morena, ni el PAN, mucho menos el PRI, le quisieron entrar, porque no convenía a sus intereses. La fracción que se “interesó” fue la del PRD, pero no tuvo eco.

En días recientes los diputados aprobaron la “Ley Ingrid”. Las reformas buscan castigar a quien audiograbe, comparta o reproduzca audiovisuales o documentos de cadáveres o parte de ellos.

Las penas serán de 9 y hasta 11 años de cárcel si el delito es contra niñas, adolescentes y mujeres, y/o quien lo comete es una persona servidora pública. Igual se le dio el visto bueno a la Ley de Identidad de Género, pero se deja de lado de ley de Matrimonios igualitarios.

¿Qué va a pasar con el grupo LGBTQ+? ¿Elías Rescala, futuro coordinador de los legisladores priistas, junto con el PAN van a impulsar la de matrimonios igualitarios o se van a hacer de la vista gorda?

El clero ya marcó su línea, les dijo a los diputados de la LX Legislatura que esa ley no, porque genera más confusión al seno de las familias, por lo que los diputados obedecieron la última palabra de los clérigos.

Ahora, la LXI legislatura tendrá una conformación distinta, pero complicada, porque ninguna fracción tiene mayoría simple y es ahí donde se verá la habilidad de los coordinadores para cabildear. Pero de entrada, le decimos que no hay interés de los legisladores de aprobar la ley de Matrimonios Igualitarios, ni esa ni otras más.

Jorge Rescala mezcla la gimnasia con la magnesia

Bien valdría la pena que alguien le dijera a Jorge Rescala Pérez, actual secretario del Medio Ambiente del gobierno del Estado de México que no se puede mezclar la gimnasia con la magnesia y menos en horario de trabajo. Lo raro de todo esto, es que involucró a su primo: Elías Rescala Jiménez.

¿Sabrá Ernesto Nemer, secretario general de Gobierno que sus muchachos – los secretarios- hacen tareas partidistas en horario de trabajo, pero no solo ellos, sino que además involucran a los alcaldes en funciones? ¿Qué pasa en el gobierno?

Ojalá y los directores de Gobierno hayan reportado a tiempo y muy completa la reunión de Jorge Rescala con Alejandra del Moral y Elías Rescala.

A la reunión priista-perredista en Tejupilco del pasado miércoles, a la que acudió Alejandra del Moral en su calidad de presidenta estatal del PRI y diputada local electa, estuvieron además algunos alcaldes del PRI en funciones, funcionarios de la Secretaría del Campo, todos ellos en horario de trabajo. ¿Por qué así con tanto descaro?

Bien valdría la pena preguntarle a Mercedes Colín, la primera secretaria del Campo mexiquense, si estuvo de acuerdo en que sus directores de área tomen parte de su horario de trabajo para hacer labores de partido, como sucedió el pasado miércoles en Tejupilco, donde por cierto, estuvo Elías Rescala.

¿Quién cuadro la reunión de priistas-perredistas?, y reitero, perredistas, porque hicieron acto de presencia Crisóforo Hernández, alcalde electo de Tlatlaya; Sara Mora de San Simón de Guerrero, actual alcaldesa y quien repetirá en el cargo; Elida Castelán, diputada local electa también del Partido de la Revolución Democrática.

¿A quién conviene que ventilen en redes sociales este tipo de encuentros?, más cuando se mezcla la gimnasia con la magnesia. Eso en nada ayuda a la imagen del nuevo coordinador de los diputados electos del PRI para la LXI Legislatura, Elías Rescala Jiménez.

¿A honra de qué fue la reunión? ¿Que se festejó o a quién festejaron?, ¿o qué estaban celebrando los priistas y perredistas en el sur de la entidad, que tuvieron que echar mano del secretario del Medio Ambiente? Habría que ver quién pago la comilona. Si fue el PRI, ¿con qué recursos? Pero si fue el secretario, no creo que haya sido dinero de su bolsa.

Lo cierto es que el PRI distrajo de actividades oficiales a los alcaldes y secretarios del gobierno del Estado de México. Ojalá y hayan hecho su oficio de permiso para ausentarse de sus labores y asistir a un evento partidista con o sin cargo al erario. ¿A eso cómo se le llama?