Vie. Mar 1st, 2024

Empiezan a desfilar en el PRI

”El PRI está a días de dar un vuelco en su forma de hacer política. Serán nueve largos días para saber si Eric Sevilla Montes de Oca se queda por un año más al frente del Comité Directivo Estatal del tricolor, de acuerdo a los Estatutos, o se va a su casa.

El 29 de noviembre de este año, concluye su gestión para la que fue designado, una vez que Alejandra del Moral Vela, renunció al cargo que le había otorgado el Consejo Político del PRI para postularse como candidata al gobierno del Estado de México.

Hay voces a favor de que Eric Sevilla se quede como jefe de partido y evitar una división más fuerte y amplia como la que se avecina, toda vez que la manzana de la discordia es lograr el control del PRI.

O quienes impulsan la idea que el político lermense debería ya dejar las riendas del tricolor e irse a su casa a llorar la traición, esa que le encomendó su líder y ex gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo Maza.

Sea o no verdad la mentada traición priista, lo cierto es que la permanencia de Eric Sevilla como jefe de partido pende de un hilo.

Por lo pronto, el tricolor se ha dado a la tarea de iniciar el “reclutamiento de sus soldados”, aquellos que van a ir a combate en el 2024, donde está en juego no solo el futuro del país, sino la permanencia del PRI en las esferas del poder.

Por lo pronto, Cristina Ruiz Sandoval, presidenta de la comisión Nacional para la Postulación de Candidatos del PRI, está delineando los perfiles para diputados locales y presidentes municipales.

Tarea a la que se ha sumado Ana Lilia Herrera Anzaldo, en su calidad de delegada especial del CEN del PRI en el Estado de México.Solo ellas dos las que tienen legítima autoridad, de acuerdo a los estatutos del PRI para ir perfilando candidatos.

En una palabra, el “palomeo” de los próximos abanderados de la alianza “Frente Amplio por México” está en manos de Ana Lilia Herrera y Cristina Ruiz y no lo que está haciendo la ex candidata a la gubernatura, Alejandra del Moral de llamar a alcaldes en funciones, diputados locales y federales a sumarse a su “equipo de trabajo” para hacer un solo frente y ganar en el 2024.

Acaso nadie le ha dicho a Alejandra del Moral que eso no es válido, porque son reuniones en lo “oscurito”; encuentros que están contribuyendo a la duda, sembrando la zozobra entre la militancia, por eso casi nadie se ha presentado con la ex candidata a la gubernatura.

Si Eric Sevilla, fuera el jefe de partido, como se dice que es, ya hubiera tomado cartas en el asunto y decirle a la ex candidata a la gubernatura que existen procedimientos legales y legítimos para elegir candidatos y la única encargada es Cristina Ruiz Sandoval, esa tarea se la encomendó el CEN del PRI.

Por otro lado, hay quienes dicen que en esta tarea de “palomear” a los posibles candidatos a ocupar un puesto de elección popular se encuentran, el jefe de partido Eric Sevilla y el ex gobernador Arturo Montiel Rojas, personajes con amplia experiencia.

Pero es algo que no se puede creer porque Eric Sevilla es hombre incondicional de Alfredo del Mazo y lo que el priismo mexiquense quiere, es que no se mencione para nada al “Judas de Lerdo”, por haber traicionado a la candidata del Frente Amplio por México a la gubernatura del Estado de México, en la que se involucra a los partidos: PAN, PRI, PRD y Nueva Alianza.

Por ello, el PRI tendrá que actuar lo más rápido posible para resarcir daños colaterales y en caso de la permanencia de Eric Sevilla, la “operación cicatriz”, deberá avanzar al mil por hora, porque lo que menos se tiene en estos momentos, es tiempo y la designación de candidatos deberá quedar lista para principios del mes de enero, considerando que se atraviesan las fiestas decembrinas de Navidad y Fin de Año y poco se da importancia a los temas políticos.

Hemos insistido que los liderazgos regionales, serán los que saquen a flote en cada una de las regiones del Estado de México, principalmente ante el descrédito que enfrenta el Partido Revolucionario Institucional, por el ejercicio del poder por más de 90 años y es la hora en que ya nadie les cree.

En el tricolor, definitivamente ya están muy devaluados, por lo que tendrán que luchar contracorriente para recuperar la confianza de la gente y puedan votar por el PRI.

En el PRI saben que el sello de Morena es lo que más se vende en el Estado de México, por lo que están obligados a diseñar una estrategia que frene la popularidad y presencia del Movimiento de Regeneración Nacional.

En el 2021, el tricolor, junto con sus aliados, PAN Y PRD, logró el cometido de arrebatarle a Morena, alcaldías y diputaciones locales, esas que habían ganado en el 2018, con la ola obradorista, sin embargo, hoy todo apunta que la fuerza de Claudia Sheinbaum, no le alcanzará a los morenos para hacer la hazaña de apoderase, tanto del Congreso federal como del local.

Hay que recordar que en el 2018, Morena ganó en 38 distritos de los 41 distritos federales electorales y en 42 de los 45 distritos locales.

Fue una verdadera hazaña política de hace seis años.Y tres años después, Morena cedió parte del terreno que había ganado en 2018, producto de los malos gobiernos municipales -56 ayuntamientos- y la mayoría en ambos congresos, porque los legisladores solo enfocaron sus esfuerzos a respaldar las acciones del presidente de la República y dejaron de lado los intereses de sus representantes, por eso la moneda cambio de cara.

Hoy, a seis años de distancia, se verán la cara nuevamente: PRI-PÄN y PRD, porque la alianza del Frente Amplio va, pese a la inconformidad de Omar Ortega y Agustín Barrera, quienes enfrentarán a Morena-PT y PVEM.

¿Hasta dónde podrán los morenistas lograr sacar candidatos de unidad?

Además, Morena se enfrenta a un problema real. No tiene cuadros políticos ni en los ayuntamientos, mucho menos para las diputaciones locales y federales, porque de ser cierto eso, no estuvieran padeciendo en el gobierno del Estado en la integración de la estructura administrativa, donde Delfina Gómez, actual gobernadora, ha tenido que echar mano de externos. Así las cosas.