Vie. Mar 1st, 2024

Jilotepec, Estado de México. Basta a las reformas a modo, donde no se puede cambiar ni una coma, ha llegado el momento de poner un freno a un gobierno que ha «barrido» con empleos, instituciones, seguridad, campo y educación.

Lo anterior fue comentado por Miguel Sámano Peralta, candidato a diputado federal por el distrito 1, en el arranque de su campaña, en esta la tierra de Andrés Molina Enríquez y cabecera del distrito que también integra los municipios del norte de la entidad: Acambay, Aculco, Chapa de Mota, Morelos, Polotitlán, Soyaniquilpan, Temascalcingo, Timilpan y Villa del Carbón.

Acompañado por su compañero de fórmula, Arturo Chávez Rodríguez, Sámano Peralta explicó que la coalición «Va por México» -conformada por los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática- es una estrategia que permitirá darle estabilidad, rumbo y certeza a la Nación, a diferencia del actual gobierno, el de los otros datos, que tiene sumido a México en la desesperanza y la incertidumbre.

Acompañaron este arranque de campaña Ricardo Aguilar, secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y representante del líder priista, Alejandro Moreno; Edgar Castillo, líder de la CNC; Marlon Martínez, vicepresidente de la Junta de Coordinación Política de la LX Legislatura mexiquense; y Arturo Osornio Sánchez, ex diputado federal y local, quien fue reconocido por su institucionalidad y lealtad.

«En las urnas se reflejará que la gente está cansada de las mentiras y las simulaciones. En las casillas dejaremos muy en claro que los mexicanos preferimos estar unidos que divididos, porque nos mueve el amor por México», concluyó el aspirante a una curul en la Cámara Baja.

Miguel Sámano ofreció su experiencia, vocación y capacidad de compromiso para bien del distrito 1, con base en propuestas legislativas articuladas en cinco ejes: mejoramiento del sistema de salud, combate a la pobreza, reactivación de la economía, fortalecimiento de la seguridad y protección de la democracia.