Lun. Jul 15th, 2024

Pocos políticos a nivel estatal, y probablemente nacional, pueden presumir lo que Mario Santana Carbajal: haberse presentado a siete elecciones para un cargo de elección popular y haber ganado, en su caso, cuatro veces como presidente municipal de su natal Villa Victoria y tres veces como diputado local, siendo que asumirá este cargo a partir de septiembre próximo en la LXI Legislatura mexiquense.

Mario Santana ha aguantado las oleadas del panismo y morenismo, muestra de ello el hecho de que triunfó en los comicios para la alcaldía en 1997, 2009, 2015 y 2018, defendiendo siempre la bandera de su partido, el Revolucionario Institucional. Son siete elecciones en las que ha mantenido un ritmo no acelerado, pero sí firme y ascendente.

El político de Villa Victoria hoy se revela como uno de los más efectivos en la producción de votos, logrando ser el candidato priista más votado en la elección local del 2021 con poco más de 92 mil votos, en los comicios federales fue Ana Lilia Herrera, con más de 104 mil sufragios; Santana Carbajal logró esto, con todo y que no tiene mucho tiempo la redistritación, lo que lo llevó a un terreno desconocido, pues tuvo que hacer labores proselitistas en lugares donde no era conocido, no obstante, logró el triunfo en Texcaltitlán, San Simón de Guerrero, Temascaltepec, Zacazonapan, Otzoloapan, Santo Tomás de los Plátanos, Villa de Allende, Donato Guerra y Villa Victoria, nueve de los doce municipios que integran el distrito X.

Las demarcaciones en los que no fue favorecido con el voto popular fueron Amanalco, Valle de Bravo e Ixtapan del Oro, donde hubo traiciones al interior del PRI y el primero lo ganó Movimiento Ciudadano, y los dos restantes la coalición formada por Morena, PT y Nueva Alianza, además de que el electorado no aplicó el voto cruzado.

Hace algunas semanas, Ricardo Aguilar Castillo, secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, recalcó que el triunfo tricolor del seis de junio se cimentó en los liderazgos regionales, pues en momentos críticos logran sacar la casta, tal como lo hizo Mario Santana, quien demuestra que es como los buenos vinos, pues entre más pasa el tiempo su oficio político se acrecienta y sigue dando buenas cuentas al tricolor.

Si el PRI busca conservar la hegemonía en la gubernatura mexiquense en el 2023 y refrendar en el 2024 las victorias que obtuvo en ayuntamientos y diputaciones, así como en las elecciones federales, debe apostarle a los liderazgos regionales como el de Mario Santana, haciendo a un lado los padrinazgos, los cacicazgos y hasta el lugar de origen de los candidatos, de lo contrario, tendrá un retroceso como lo ha tenido en otros comicios.