Mar. Jun 18th, 2024

Por: Arturo Albíter Martínez

DÍA 3 Y ANA LILIA HERRERA NO RENUNCIA

· Empresarios deben prepararse, el alza en Salarios Mínimos continuará a un ritmo de dos dígitos.

· Los líderes de cámaras en el país seguramente aprobarán los incrementos, los pequeños y medianos empresarios tendrán que sufrir para mantener el ritmo.

· Con la Presidente electa, los ajustes anuales estarán, en promedio, por arriba del 11%.

· Comentario del día: Ana Lilia Herrera y su posicionamiento.

· “Los priistas no renunciamos”. Pero no dijo a qué.

· Pareciera que no quiere perder los privilegios que tiene, porque se puede hacer una pequeña lista con los que se hicieron en un lado al inicio del proceso electoral por “dignidad”.

Ahora que el resultado de la elección presidencial está prácticamente definida, es momento de anotar algunas de las propuestas que se hicieron durante la campaña y una de las principales tiene que ver con el aumento al Salario Mínimo.

Los pequeños y medianos empresarios tendrán que redoblar esfuerzos para cumplir con la obligación de continuar con los incrementos a doble dígito, tal y como ocurrió en el sexenio que está por terminar.

Los dirigentes de las diferentes organizaciones de la iniciativa privada, posiblemente se van a doblegar a la propuesta que haga la administración federal, sobre todo en el primer año.

En el proyecto de la mandataria federal se considera continuar con el proyecto de recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo, pero además consideran que en el sexenio deben llevarlo al nivel más alto de la historia.

Dos objetivos se tienen en torno al Salario Mínimo, en primer lugar, para dentro de dos años, en el 2026, debe alcanzar el equivalente a dos veces la línea de pobreza por ingresos urbana.

Tomando en consideración los valores nominales actuales, lo que debe recibir un trabajador formal al mes, debe ser de al menos 9 mil 035 pesos o lo que es igual, 301.20 pesos al día en el 2026.

En este momento las percepciones son de al menos 7 mil 568 pesos al mes o 248.9 diariamente.

El segundo objetivo tiene que ver con el hecho de que para el 2030 a valores actuales, el Salario Mínimo debía ser de 11 mil 295 pesos al mes o 376.5 al día.

Así que los empresarios deben tomar en cuenta que los incrementos anuales a las percepciones de los trabajadores van a estar por arriba del 11%.

Se trata de recuperar el poder adquisitivo, por lo que la inflación aparentemente estará controlada, si es que no lo hacen de forma artificial controlando precios de servicios y productos que ahora están en el libre mercado.

Así, la presión de inicio de año será considerable para gran parte de los empresarios que tienen un negocio y operan en la formalidad.

COMENTARIO DEL DÍA: ANA LILIA HERRERA MANDA MENSAJE. NO VA A RENUNCIAR, SEGURAMENTE NO QUIERE DEJAR DE LADO SUS PRIVILEGIOS.

Durante la semana hemos comentado sobre la aparente presión que debe sentir en estos momentos, la todavía dirigente del PRI en el Estado de México, Ana Lilia Herrera, luego de los pésimos resultados que entregó en la pasada elección.

Pero, tal y como lo hizo en su momento, por cierto con poca dignidad Eric Sevilla, ahora la misma Ana Lilia Herrera quiere hacer lo mismo. No importan los resultados, el objetivo parece que es, no perder privilegios.

Y es que el pasado martes en la tarde salió a dar un mensaje en el que deja ver que no tiene la intención de renunciar, así que se aguanta la vergüenza de ser una de las priistas que provocó una derrota pocas veces vista y muy dolorosa.

Entre las frases que dijo y llaman la atención se encuentran algunas como que “los resultados de la jornada electoral del domingo, son un golpe de realidad, un mensaje contundente y severo para nosotros”

Dijo que el autoengaño y la autocomplacencia no tienen cabida.

Violencia, una elección de estado y la intervención de AMLO, evidentemente sin decir su nombre y tampoco señalar a nadie en el ámbito estatal.

Y entonces vienen las palabras que dejan en claro que no va a renunciar, cuando es claro que los resultados deben marcar la continuidad de una dirigencia y no la necedad de mantener privilegios.

Las frases de “nos queda mucho camino por andar, mucho por construir, los priistas no renunciamos” Esto último, tuvo que repetirlo para que quedara claro.

“Las y los priistas mexiquenses no renunciaremos a seguir trabajando…”

Y así como la dirigente reitera que los priistas no renuncian y deja en claro que no va a dejar el cargo, también se deben tomar en cuenta otras cosas, como el de repetir que ese tipo de cargos tienen que ver con la entrega de resultados.

Porque no es lo mismo ser funcionaria o líder del partido y exigir resultados y otra muy diferente, hacer un intento por desmarcarse de la tremenda derrota o “paliza” y que es un resultado del que debe responsabilizarse.

Varias preguntas surgen: ¿Por qué Ana Lilia Herrera no quiere dejar el cargo? ¿Por los privilegios que va a mantener, incluidos los recursos del partido? ¿Por qué entonces ya no tendría “chamba” y con que se va a mantener? ¿Por qué no le importa la derrota, sólo mantenerse en el cargo y ver en un futuro lo que le toca? ¿Por el gran capital político que perdió drásticamente con la imposición de candidatos, ya que le dio la espalda a muchos que confiaban en ella?

Y es que eso, de que los priistas no renunciamos, algunos no lo creen, sobre todo una pequeña lista de líderes que se hicieron a un lado y que formaban parte de su círculo cercano, pero que se fueron por dignidad.

Esa palabrita que puede pesar tanto como otra más que se repitió constantemente todo el año, “traición”.