Sáb. Mar 2nd, 2024

Toluca, Estado de México.- Por unanimidad, el Congreso mexiquense aprobó penas de prisión para sancionar la usurpación de funciones policíacas, el robo de las tapas metálicas de las coladeras y para posibilitar la querella en el delito de abigeato cuando sea cometido entre familiares.

En sesión plenaria presidida por la diputada Azucena Cisneros Coss (Morena), las y los diputados avalaron reformas al Código Penal de la entidad para sancionar con penas de dos a siete años de prisión a las personas encargadas de la seguridad pública que coadyuven en la usurpación de funciones y faciliten uniformes, insignias, vehículos oficiales o armas, con objeto de amedrentar a la sociedad con falsos operativos o retenes.

De acuerdo con la propuesta del diputado Mario Ariel Juárez Rodríguez (Morena), se busca combatir los abusos y extorsiones, pues es una práctica común que elementos de las corporaciones policiales recurran a personas conocidas como ‘madrinas’ o ‘izquierdos’ para cometer delitos o actos arbitrarios, a los que les proporcionan objetos falsos de las instituciones de seguridad, como uniformes, insignias y autos.

El dictamen también incluye tipificar el robo de coladeras, alcantarillas o tapas de registro propiedad del gobierno como un delito contra el equipamiento y mobiliario urbano, con penas de hasta seis años de prisión, en tanto que cuando el material sustraído no sea propiedad gubernamental la pena será de 4 años de prisión.

Cabe recordar que la diputada morenista Alicia Mercado Moreno, autora de la propuesta, planteó frenar esta práctica que ha generado muertes y lesiones, así como daños a vehículos, ya que esta situación se presenta en banquetas y calles de todo tipo.

El dictamen aprobado, al que dio lectura el legislador Gerardo Ulloa Pérez (Morena) incluye reformas para permitir la querella en el delito de abigeato o robo cuando sean cometidos entre familiares con el propósito de evitar desigualdad en el tratamiento de este delito respecto a los de abuso de confianza, fraude, despojo y daño en los bienes.