Mié. May 22nd, 2024

*- Pobreza, desintegración y falta de acceso a educación, factores de consumo

Ecatepec, Estado de México.- De 10 personas que padecen algún problema psiquiátrico, 8 tienen problema de consumo de sustancias, y del 80 por ciento de adolescentes en conflicto con la ley, un 80 por ciento fueron consumidores de drogas, dijo la diputada Luz Ma Hernández Bermúdez, quien además informó que impulsará en el municipio de Ecatepec pláticas para combatir y prevenir adicciones desde edades tempranas.

De acuerdo con estadísticas de INEGI, en 2022, 8 de cada 10 adolescentes en privación de la libertad consumieron algún tipo de droga como alcohol, tabaco y marihuana, y en el tema de salud mental, las personas con algún padecimiento, la mayoría presentan problemas de adicciones en la entidad mexiquense, lo que habla de que debe darse una atención integral en ambos sentidos para prevenir uno u otro padecimiento.

Es por ello que la representante popular del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), detalló que en las últimas semanas ha realizado 12 jornadas de salud en colaboración con personal médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), para prevenir diversos padecimientos y en los que se han atendido a poco más de 150 familias, con la aplicación de vacunas y servicios adicionales de atención jurídica y psicológica.

Sin embargo, destacó que detectaron que es necesario una intervención en las comunidades con pláticas para la prevención y atención de problemas de adicciones, sobre todo en la población juvenil, porque es necesario que la gente cuente con ayuda de especialistas y buscar la reintegración, a través de la célula básica que es la familia.

Añadió, que cada vez más se reduce la edad de inicio para consumo de algún tipo de droga, y que comienza con cigarrillos, luego avanzan a marihuana, cocaína, hasta llegar a anfetaminas o solventes ya en casos extremos, o bien recurren al uso de medicamentos controlados, y consideró que los problemas en el hogar y personales se agravan por la situación económica, ante la falta de recursos para necesidades básicas, por no tener acceso a la educación o a una fuente laboral y por ende no alcanzar el desarrollo humano, lo que lleva a una desintegración familiar.

“Gran parte de las conductas antisociales, son por falta de integración en el tejido social, lo que daña a la familia y la sociedad, por ello vamos a buscar atender con pláticas que permitan prevenir el consumo de sustancias nocivas”, enfatizó.